¿Qué hacer con los contratos de trabajo por el COVID-19?

   ¿Qué hacer con los contratos de trabajo? Es la pregunta que se vienen haciendo empresarios, industriales y, por supuesto, los administradores de conjuntos residenciales, mixtos y centros comerciales?    Igual, sobre ella meditan los consejeros de administración, con respecto a los contratos de los administradores y demás personal.

     Muchos, han optado por la terminación unilateral a los contratos y hoy, según censo del Dane a abril 15, hay 217.000 nuevos desempleados y se espera que la cifra suba a más de 1,146.000.

   Los trabajadores despedidos se encuentran en espera a que abran los juzgados laborales para interponer demandas por despido sin justa causa.

  El Ministerio de trabajo, mediante Circular No. 033, buscando cumplir lo solicitado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la cual es miembro Colombia, en velar por asegurar ingresos económicos y medios de subsistencia a todas las personas trabajadoras, presenta mecanismos que poseen los empleadores, en época de pandemia, para proteger el empleo.

   Es como una forma de revisión del contrato (art. 50 C.S.T.) cuando quiera

que sobrevengan imprevisibles y graves alteraciones de la normalidad económica (caso coronavirus) puedan las partes modificar las condiciones manteniendo vigente el contrato. Esa condición puede darse de manera convencional (acuerdo entre las partes) o jurídica (si no están de acuerdo y se deja bajo decisión de un juez).

   Los mecanismos propuestos por el Ministerio son los siguientes:

Licencia remunerada compensable

Se puede concertar entre empleador y trabajador el otorgamiento de dichas licencias, pudiendo incluso acordar un sistema de compensación, que le permita al trabajador disfrutar del descanso durante el término de la licencia, para que con posterioridad  labore en jornadas adicionales a las inicialmente pactadas, con el propósito de compensar el tiempo concedido mediante dicha licencia remunerada.

Modificación de la jornada laboral y concertación del salario

Igualmente de manera concertada, ocasional, transitoria y excepcional, puede variarse las condiciones del contrato de trabajo, entre ellas la jornada laboral mediante la cual se realiza la labor prometida, sólo mientras dure la emergencia sanitaria y por escrito.

  

Podrán buscar alternativas que garanticen la estabilidad del empleo, por medio del acuerdo consensuado de una fórmula adecuada para modificar las condiciones contractuales, entre las que se encuentra, el salario, la jornada laboral y la modificación de las funciones o la carga laboral asignada.

  Los trabajadores no podrán renunciar a ninguno de los derechos laborales como prima de servicios, cesantías, intereses de éstas, dotación, ni a los descansos remunerados como vacaciones y descansos en dominicales y días feriados, ni a horas extras y demás recargos.

Modificación o suspensión de beneficios extralegales

   Es factible que el empleador de manera temporal acuerde con el trabajador no otorgar dichos beneficios (primas extralegales e incentivos ocasionales ya sea en salario o especie) con la finalidad de realizar previsiones adecuadas a la estabilidad del empleo y los derechos laborales.

  Adicionalmente, el empleador cuenta también con los siguientes mecanismos: trabajo en casa; teletrabajo; jornadas de trabajo flexibles; otorgamiento de vacaciones colectivas, anticipadas o acumuladas; permisos remunerados y salario sin prestación de servicios.