LAS GUERRAS, LA HAMBRUNA Y LAS PESTILENCIAS EN EL MUNDO SE HAN CUMPLIDO

HOY VOY A ROMPER CON LAS FORMALIDADES

LAS SEÑALES ESTÁN DADAS 7

ESTA ES OTRA VERDAD

LAS GUERRAS EN EL MUNDO

Claro dijo Jesús:

“Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestilencias, y hambres,… Y todas estas cosas, principio de dolores”[1]

El mundo se encuentra totalmente convulsionado, estremecido, por todos los acontecimientos que se están sucediendo en el orden mundial desde hace 2000 años. El hombre no ha querido entender los mandatos de Dios ni atender sus enseñanzas. Tan poco han querido escuchar las profecías y lo dicho por Jesús.

He venido escribiendo bajo el título de “LA VERDAD” respecto de las múltiples señales que Dios nos proporcionó para prepararnos a los últimos tiempos (te invito a leerlos para que entres en contexto). Todos se han cumplido a cabalidad, han llegado a su máximo, lo cual avecina que todo está ya muy cerca. No ha habido en ninguna otra época en el mundo, después del diluvio, donde se apreciara con mayor cercanía y claridad tal realidad.

El mundo, debemos entenderlo así, no volverá a ser el mismo. Pronto vendrán tiempos (7 años) de tribulación y gran tribulación como nunca antes lo ha habido ni lo volverá a ver. Créelo porque así es[2].

El hombre mismo se ha autodestruido en sus ansias de poder, de dominio, de los unos con los otros. Siempre ha buscado como estrategia “EL TEMOR”, utilizando la tortura, la persecución, las matanzas de hombres, mujeres, niños inocentes que se han visto involucrados indirectamente por intereses mezquinos de esos seres destructores.

Familias, pueblos, ciudades, naciones enteras han sido arrasadas por el odio entre razas, entre etnias, el control de los recursos, por ideologías, extremismos, nacionalismos, conquistas de tierras, desigualdades y en general, porque el hombre ha querido ser igual que Dios. Tener el poder supremo. Se inició en Babilonia con Nimrob y terminará en forma igual con el Anticristo. No hay retroceso.

El ser humano es violento, no ha saciado su sed de sangre. Cientos de cientos han sido las guerras producidas por el hombre (después de la crucifixión) y millones de millones de personas han muerto en ellas. Así terminará todo cuando llegue el Armagedón, en la última guerra del hombre, la más mortal y mortífera de todas. Allí el hombre utilizará contra su hermano todas las armas que ha desarrollado a través de su alta tecnología.

No es mi propósito entrar a realizar un estudio de fondo, ni histórico, respecto de las guerras producidas por el hombre, ni de las hambrunas, ni menos de las pestilencias. No. Mi propósito central es mostrar que se ha cumplido a cabalidad lo dicho por nuestro Señor Jesucristo en torno a que estas se han realizado tal y como Él lo manifestó. Pero no fueron ordenadas por Él. El mismo hombre se ha encargo de desarrollarlas, producirlas, realizarlas, llevarlas a cabo.

Respecto de las guerras en el mundo Jesús lo dijo: “Se levantará nación contra nación y reino contra reino”.

Observe que aquí dice se “levantará”, esto es una predicción. No dice en forma alguna que Dios ha dicho “Ve pues y hiere”[3], “ve destruye”[4], “Haz la venganza”[5], “ninguna persona dejarás con vida”[6], o “Te ordeno” o “te mando”, al contrario, en romanos 3:10-18 encontramos lo siguiente:

Así está escrito: «No hay un solo justo, ni siquiera uno; no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios. Todos se han descarriado, a una se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo!». «Su garganta es un sepulcro abierto; con su lengua profieren engaños». « ¡Veneno de víbora hay en sus labios!». «Llena está su boca de maldiciones y de amargura». «Veloces son sus pies para ir a derramar sangre; dejan ruina y miseria en sus caminos, y no conocen la senda de la paz». «No hay temor de Dios delante de sus ojos»”. 

Todo tiene su tiempo y su hora enseña la palabra de Dios: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”…”tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz[7].

Estos 21 siglos han sido de guerras terribles, pero va haber tiempo de paz en la segunda venida del Señor (Milenio). Esta próxima.

“Se levantará nación”. El término nación en hebreo es “Goy” en plural “Goyim”. Significa literalmente nación en referencia a los gentiles, que son todas las personas que no forman parte del pueblo judío[8]. Es decir guerra entre gentil contra gentil.

En sentido amplio “nación” se la ha definido por el hombre como una comunidad histórico-cultural con un territorio que se considera propio. El término “nación política” nace en el siglo VXIII como un conjunto de los ciudadanos en los que reside la soberanía constituyente del Estado; es una comunidad definida por una lengua, unas raíces, una historia, unas tradiciones, una cultura, una geografía, una raza, un carácter. Son variadas los significados: Estado, país, etnia, pueblo y otros. Pero para Dios la identifica como “Goyim”, esto es gentiles. ¿Quiénes son los gentiles? Somos usted y yo. Así de simple.  

El reino se refiere a Dominio, Imperio, Nación. Del hebreo malküth[9]. Estado de monarquí­a cuya cabeza es un rey. El primer reino mencionado en la Biblia es el de Nimrod[10] (Gen 10:9, 10). De acuerdo con la filosofí­a de la historia presentada en la Biblia, los reinos y los reyes no surgen sencillamente por la voluntad o el poder del hombre, o el capricho de las circunstancias, sino por permiso y orden de Dios[11].

Lo que aquí refiere nación contra nación y reino contra reino hace referencia en que tanto judíos, israelitas, como gentiles padecemos por igual las infamias de la guerra.

Es increíble, cuando miramos en la historia, cuántos cientos de cientos de guerras se han producido desde hade 2.000 años.

“El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre”[12]

En el mundo se ha formado el caos, la anarquía, hay ausencia de leyes, el ansia de poder y del sometimiento del hombre por el hombre. Todo es un total desorden. Gobiernos autoritarios: fascismo, nacismo, comunismo, tiranías, etc. Son el producto del hombre, no de Dios, para ejercer la autoridad de forma abusiva.

Dios si le proporciono al hombre el de prepararse para la guerra usando la fuerza y la violencia dada la pecaminosidad del mismo hombre[13].

Aproximadamente 507 enfrentamientos entre guerras internacionales, mundiales, escaramuzas, conflictos armados son los que se han registrado hasta le fecha. Se han utilizado todo tipo de armas creadas por el hombre desde la más sencilla hasta la más mortífera del mundo: espadas, armas de fuego, químicas (gas VX, gas mostaza, cianuro de hidrógeno, bromo, perclorometilmercaptano, cloruro de carbonilo (fosgeno), ésteres cianofórmicos (Zyklon), gases vesicantes tales como fenilcloroarsina (PD), di(2-cloroetil) sulfuro (mostaza) etilbromoarsina, etildicloroarsina (dick), gases lacrimógenos como bromoacetona, cloroacetona, gases invalidantes tales como acroleína (papite), ácido cianhídrico, bromuro de cianógeno, bromoacetato de etilo, gas neurotóxico tabún y muchos otros más), biológicas (también conocida como bioarma o arma bacteriológica: como las bacterias o virus), bombas atómicas (como las utilizadas en Hiroshima y Nagasaki), bombas de neutrones, tecnológicas (armas laser, misiles hipersónicos,  armas nano, satélites, computadoras cuánticas). El derramamiento de sangre ha sido terrible. El Instituto para la Investigación de la paz en Suecia- Estocolmo[14] ha dicho que de 6000 años que tiene la humanidad sólo ha tenido 25 años de paz. Es increíble. Total destrucción, desplazamientos, naciones arrasadas, escuelas, hospitales, viviendas, hambruna, epidemias.

En las siguientes direcciones puedes encontrar la relación de todos los conflictos bélicos surgidos desde hace 2000 años a la fecha:

http://remilitari.com/cronolog/guerras.htm#:~:text=%22En%20los%20%C3%BAltimos%205.000%20a%C3%B1os,de%20los%20%C3%BAltimos%2035%20siglos.; https://ayudaenaccion.org/ong/blog/ayuda-humanitaria/conflictos-belicos-vigentes-2020/;

Este año 2020 se destacan las guerras en Siria, Yemen y continúan las que venían desarrollándose desde el año 2017.  El odio que tienen algunas naciones contra Israel y su ánimo de destruirla, ha sumado más la razón de Dios para terminar con la humanidad. Créeme que es un hecho irreversible y está a la puerta.  Pero muchos quieren eludir esta verdad y sucederá como en la época de Noé, cuando comienza el gran diluvio todos claman por subirse a la barca, pero ya no es posible, porque las puertas fueron cerradas. Tal hecho sucederá de nuevo, el diluvio está por comenzar. Quienes entraron al arca (arrebatamiento) se encuentran protegidos. Quienes se quedaron fuera estarán en la tribulación y gran tribulación hasta cuando reconozcan a Jesús como su Salvador e hijo de Dios, de todo corazón, de toda su alma, con todas sus fuerzas y allí se presentará Jesús y los llevará dentro del arca y cerrará las puertas (su segunda venida) después de esto ya será muy tarde para los que queden fuera del arca.

Si aprecias la gran mayoría de estos conflictos se han presentado en países musulmanes. Se hablan de acuerdos de paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, ya hay otras naciones musulmanas que se quieren unir a ese acuerdo de paz. Sin embargo, es una falsa paz, no va a ser duradera. Así está escrito. Vendrá el Anticristo la ratificará pero él mismo va a incumplirla y vendrá el Armagedón. ESTA ES OTRA VERDAD.

LAS HAMBRUNAS PRODUCTO DE LA GUERRA.

“… y habrá…, hambres,… Y todas estas cosas, principio de dolores“[15].

Para el año 2018, según informe Global de la ONU sobre crisis alimentaria, 124 millones de personas en 51 países pasaron hambre. De acuerdo con dicho informe el 60% de las personas –casi 74 millones- con problemas para abastecerse de comida y necesitadas de ayuda se encontraban en 18 países en conflicto que estaban en África, Sudán del Sur o Nigeria, Yemen, el Congo. Los desastres naturales, especialmente las sequías, provocaron crisis alimentarias que afectaron a 39 millones de personas en 23 países, especialmente en África afectando a 32 millones[16]. Para el año 2020 las cifras no han cambiado.

Se estima que 24.000 personas mueren cada día de hambre en el mundo. El 75 % de estos fallecidos son niños menores de cinco años. Es decir que 18 mil niños y niñas de entre uno y cuatro años mueren de hambre cada día. Los datos publicados por la ONU muestran que de los 1.300 millones de pobres, el 46 % lo son de manera “severa”, es decir, sufren carencias en al menos la mitad de las dimensiones que cubre el índice[17]. ESTA ES OTRA VERDAD.

DE LAS PESTILENCIAS

“… y habrá pestilencias,…” “Y todas estas cosas, principio de dolores”[18].

El diccionario bíblico[19] define la pestilencia como enfermedad contagiosa o infecciosa que alcanza proporciones epidémicas. En la biblia, como lo menciona la fuente anterior, aparecen en el Antiguo testamento[20] y se asocia con los términos “espada” y “hambre” y por el tiempo de Jeremías y de Ezequiel las pestilencias serían una señal del regreso de Cristo[21] según Él mismo anunció.

Son múltiples las pestilencias que han sacudido al mundo. Tomo como fuente para esta información 

http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/bmn/las_primeras_epidemias_de_la_historia.pdf :

Peste Antonina

Así llamada por haber surgido en el siglo II d.C, cuando gobernaba Roma el emperador Marco Aurelio, de la familia de los antoninos. Causó gran devastación en la capital del imperio, extendiéndose a toda a Italia y a la Galia (Francia). Galeno describió los síntomas presentados por los enfermos de esta manera: “ardor inflamatorio en los ojos; enrojecimiento sui generis de la cavidad bucal de la lengua; aversión a los alimentos; sed inextinguible; temperatura exterior normal, contrastando con la sensación de abrasamiento interior; piel enrojecida y húmeda; tos violenta y ronca; signos de flegmasía laringobronquica; fetidez de aliento; erupciones y fístulas, diarrea, agotamiento físico; gangrenas parciales y separación espontánea de órganos; perturbaciones de las facultades intelectuales; delirio tranquilo o furioso y muerte entre el séptimo y noveno día”. Una de las víctimas de la peste Antonina fue el propio Imperador, Marco Aurelio.

La peste del siglo III

Oriunda do Egipto, se expandió con rapidez a Grecia e Italia, devastando el Imperio Romano. San Cipriano, obispo de Cartago, dejó la siguiente descripción de la dolencia: “se iniciaba por un fuerte dolor de vientre que agotaba las fuerzas. Los enfermos se quejaban de un insoportable calor interno. Luego se declaraba angina dolorosa; vómitos se acompañaban de dolores en las entrañas; los ojos inyectados de sangre. (…). Unos perdían la audición, y otros la vista. En Roma y en ciertas ciudades de Grecia, morían cerca de 5.000 personas por día”.

Peste justiniana

Procopio describió una peste en su Historia de las guerras persas (542 d.C.). La humanidad estuvo a punto de extinguirse con aquella peste. Se originó al parecer en Egipto extendiéndose a Palestina. Como todas estas plagas llegó por mar en los barcos procedentes de Oriente. Comenzaba por una súbita fiebre no de gran intensidad y a los pocos días aparecían unas hinchazones bubónicas en las axilas, detrás de las orejas y en los muslos. Luego unos quedaban sumidos en un coma profundo o en un estado delirante. Sufrían inapetencia y a veces en medio de un violento frenesí, se lanzaban al agua. Algunos morían rápidamente, otros a los pocos días, con pústulas negras que se abrían en los lugares donde tenían las bubas. Algunos vomitaban sangre y algunos se salvaban, sobre todo aquéllos que supuraban por las bubas. Morían de 5.000 a 10.000 personas cada día. La mortalidad alcanzó a más de 600.000 personas, un tercio de la población de la ciudad. Esta plaga que se conoce como “Plaga de Justiniano” por iniciarse en el Imperio Bizantino en época del emperador Justiniano, aunque se extendió al Imperio Romano en el que redujo la población al 50 %. Es muy probable que fueran oleadas de epidemias de varias enfermedades, además de la peste bubónica, como influenza, viruela, disentería bacilar, cólera y difteria.

Pestilencia amarilla

En 550 d.C. hubo una gran plaga en Inglaterra llamada “Pestis flava” o “Pestilencia amarilla”, que debió ser una epidemia de hepatitis. Esta misma plaga apareció de nuevo en el año 664 d.C. y luego sobrevino de tiempo en tiempo. Los historiadores de la medicina no llegan a una conclusión segura sobre la verdadera naturaleza de la estas pestes que se desarrollaron antes del siglo VI. A partir de esta fecha, las descripciones y relatos no dejan duda de que se trata realmente de la peste causada por el bacilo Yersinia Pestis, en sus tres formas clínicas: pulmonar, septicémica y bubónica

Peste negra. La gran epidemia.

Desde 1347 a 1350 azotó a casi todo el continente europeo. A juzgar por la inflamación de los ganglios linfáticos que producía, se trató de una epidemia de Peste Bubónica. Para algunos tratadistas antiguos existieron desde el punto de vista médico otras variantes: La peste septicémica, que dejaba sentir sus efectos sobre la sangre, y la neumónica, que producía inflamación pulmonar. Si bien era posible que en algunas ocasiones el enfermo se recuperase de la primera, las otras resultaban casi siempre mortales.

La viruela.

Aliada de los conquistadores En términos de la devastación causada en las sociedades medievales y modernas, la peste negra es solamente comparable con la viruela. Sin embargo, la historia temprana de la viruela presenta grandes dificultades para el historiador de la medicina, ya que, es muy difícil establecer un diagnóstico diferencial entre la viruela y otras enfermedades eruptivas de tipo febril, como el sarampión, la varicela o la escarlatina, a partir de las descripciones proporcionadas por los cronistas. Desde la conquista. El 14 de mayo será por siempre una fecha memorable en la historia de las ciencias en general y del efecto preventivo de la vacuna en particular. Ese día del año 1796, El inglés Edward Jenner hizo la primera inoculación contra la viruela. James Phipps. El 8 de mayo de 1980 la Asamblea Mundial de la Salud declaró formalmente erradicada la viruela.

Cólera.

La pestilencia en el agua. Cuando el cólera asiático invadió Europa en 1830. La causa del cólera fue determinada con seguridad en 1854 por el Dr. John Snow. En Londres el cólera parecía especialmente mortífico (en 17 años causó más de 30.000 muertes) John Snow sospechaba ya en 1943, cuando comenzó la primera pandemia, del agua contaminada. Con perseverancia, el doctor fue eliminando todas las fuentes posibles hasta que encontró un denominador común entre todas las muertes de cólera: el pozo de Broad Street. Cuando se abrió la tapa de dicho pozo, se encontró que el agua estaba contaminada y el caso quedó cerrado. La primera invasión del cólera en España, que ocasionó 102.500 muertos se produjo en 1843. La segunda fue en 1854 y produjo 200.000. En América en primer brote se detectó en Cartagena de Indias en 1849. Se dice que en Cartagena aproximadamente la tercera parte de la población murió. Durante la primera mitad del siglo XX la enfermedad estuvo confinada en gran medida al Asia, excepto en 1947, en que ocurrió una epidemia grave en Egipto. Desde 1961 la enfermedad se ha propagado de Indonesia, a través de casi toda Asia, a la zona oriental de Europa y África, y del norte de África a la Península Ibérica y, en 1973, a Italia. En 1977 y 1978 hubo pequeños brotes en el Japón, y por primera vez apareció el cólera en el Pacífico meridional. La enfermedad ha persistido en África, donde 13 países han notificado la enfermedad en 1983. En Asia, 11 países notificaron la presencia de cólera, y el biotipo clásico predominó en Bangladesh; en 1982 y 1983 hubo grandes brotes eri las islas Truk. Excepto 2 casos adquiridos en el laboratorio, no ha habido cólera autóctono en el hemisferio occidental entre 1911 y 1973, año en que ocurrió un caso en Texas (EUA), sin fuente conocida.

La Lepra.

“Sepultados en vida” Las descripciones más antiguas de la lepra corresponden al texto indio del siglo VI a.C., el Sushuruta Samhita y a un documento chino del siglo V a.C. La primera conferencia internacional sobre lepra se realiza en Berlín en 1897, presidida por Virchow. En ella se confirma la etiología descripta por Hansen y se recomienda el aislamiento del paciente. Debe advertirse que en los países escandinavos donde A. Hansen describió al bacilo de la lepra desapareció al cabo de algunos años de aislamiento de los enfermos, pero esto se acompañó de una profunda mejoría de las condiciones de vida. Prácticamente no hubo más casos de lepra antes de las sulfonas en todo el norte de Europa. El aislamiento era además una medida asociada al control de otras enfermedades infecciosas en el contexto de la época. Para muchas infecciones más o menos agudas se practicaba por ejemplo la cuarentena. Por otra parte, en todos los tiempos existió la preocupación de proteger del contagio al resto de la población. Esta enfermedad tenía el potencial de causar discapacidades severas, era, en general, visible exteriormente y además arrastraba un prejuicio sostenido desde la Biblia. En América la lepra penetra después de la conquista, con la inmigración procedente de países donde aún se mantenía en forma endémica. En 1942 el Dr. Faget en el sanatorio Carville, Lousiana, USA, descubre la acción beneficiosa de las sulfonas. Este hallazgo revolucionaría el tratamiento de la lepra. Pero la lepra siguió siendo una enfermedad bastante frecuente en en el primer tercio del siglo XX, aunque luego entró en progresivo declive. En 1995 se tenían registrados 406 casos; en 1998 se reconocían 186, y actualmente no se detectan al año más de una docena de casos nuevos, de manera que no supone ya un problema alarmante y se la considera en fase de pre-erradicación.

Escorbuto.

La peste de las naos. El escorbuto, observado por primera vez por Plinio al hablar de los soldados de Germánico en Flandes y más tarde por Estrabón en los ejércitos de Galio en Arabia, es una enfermedad endémica que en la edad media era corriente en los países del norte de Europa de donde viene su nombre; en efecto Olao Magno refiere que aparecía con cierta frecuencia en las plazas sitiadas y la llama scorbok y que su significado es úlceras en la boca y que en alemán Schürte significa arañar y escoriar. En 1.498 Vasco de Gama en su viaje relata que una extraña enfermedad afectó a la mitad de sus hombres de los cuales 54 murieron después de grandes sufrimientos, a esta enfermedad la llamaron la peste de las naos, los portugueses la llamaban mal de Loanda y los ingleses peste del mar. Nadie se salvaba de ella. Jacob Lind en 1.757 que la achacaba a “la diferencia de había entre los ranchos mal ventilados de la marinería en comparación con los camarotes más desahogados de los oficiales” y fieles a este principio en 1.740 la escuadra de lord Anson sufrió unas terribles pérdidas por el escorbuto y para poner remedio ordenó que se practicaran seis taladros en cada buque para que se ventilasen y un aseo general a base de vinagre. Cuando fondearon en Santa Catalina los médicos indicaron que las causas fueron el “no haber cuidado la purificación de la atmósfera de los barcos por lo que, la carga de las exhalaciones de los cuerpos se convertía en una masa azótica de naturaleza debilitante”. Los que verdaderamente se dieron cuenta del origen de la enfermedad, sin que sirviera de mucho en su momento, fueron Juan Federico Beachstrom que en el sitio de Thorn en 1.743 observó que tras una epidemia de escorbuto, que produjo más de 5.000 víctimas, esta desapareció al rendirse la plaza por lo que dedujo que era por la falta de fruta y verduras frescas, que era lo único que escaseaba en la ciudad. También John Pringle en 1.763 llegó a la misma conclusión tras observar el campo de prisioneros franceses de Sisinghusrt-Castle en el condado de Kent. Lo cierto es que el escorbuto fue tratado como una enfermedad contagiosa durante dos siglos y medio y se atajaba con remedios tan peregrinos como el comer luciérnagas, café concentrado (en Hamburgo se abrió el primer café público gracias esta creencia), comer culantrillo, algunos tipos de helechos, aire fijo (lo que hoy llamamos soda). Algunos de ellos contenía pequeñas cantidades de vitamin Que distinto habría sido el descubrimiento de nuevos territorios si se hubiera conocido a fondo la importancia de la alimentación y la necesidad de una dieta equilibrada, si hubieran existido estudiosos de la dietética y conservadores de alimentos, verdaderos cocineros científicos, ¿cuantas muertes se habrían evitado?, cuanto sufrimiento innecesario se hubieran evitados aquellos pobres hombres si en lugar de manipuladores de alimentos hubieran existido auténticos cocineros. Enfermedad producida por la carencia de vitamina C.

Fiebre amarilla.

El terror tropical. La primera epidemia de fiebre amarilla sufrida por los europeos no tuvo lugar en Europa sino en América, más concretamente en la Española (hoy Santo Domingo), en el año 1494, propagándose la enfermedad hasta la propia población indígena y continuado su acción mortífera hasta el año 1496, cebándose sobre todo en los individuos que en condiciones de mayor receptividad aportaban las nuevas expediciones. En la guerra de 1898 estadounidenses, mambises y españoles sufrieron en Cuba por igual esta plaga que causó muchas más muertes en sus respectivas filas que las balas enemigas. (13.313 militares españoles fallecieron directamente a causa de la fiebre frente a 2.159 que lo hicieron en batalla o por heridas de guerra). Al término de la contienda, que tuvo como resultado la perdida de las últimas colonicas españolas de ultramar, el gobierno estadounidense se interesó por sanear la Isla y envió a La Habana una comisión médica presidida por el comandante Walter Reed, quien investigaría sobre la enfermedad. Luego de intensos esfuerzos sin resultado alguno, el doctor Carlos J. Finlay, que el 14 de Agosto de 1881, ya había emitió su tesis de que la fiebre se transmitía por un mosquito les puso al corriente de sus investigaciones. El virus no fue aislado en forma independiente hasta 1927 por dos equipos, la Fundación Rockefeller que trabajaba en Nigeria, y el Instituto Pasteur en Senegal, que aisló la cepa francesa.

La Rabia.

La rabia es una enfermedad siempre mortal que ataca el sistema nervioso y provoca encefalitis en los mamíferos. En los animales, existe una forma paralítica de los roedores y una forma furiosa en los carnívoros. El cuadro clínico de la rabia en los humanos es espantoso: Empieza con un dolor, una especie de angustia, en la zona de la mordedura. Luego, el virus va escalando por el sistema nervioso en dirección al cerebro. Empiezan las fiebres, el malestar, la garganta se inflama y se paraliza. Finalmente, el virus llega al cerebro y provoca una encefalitis. Entonces es cuando se desarrollan la parálisis, los dolores y la agresividad. Esta agresividad, la necesidad de morder, no es otra cosa que el medio que utiliza el virus para buscar nuevas víctimas, ya que se transmite por la saliva. Después de aparecer los primeros síntomas, la muerte ya es inevitable. Desde 1880 era público y notorio que Pasteur estaba buscando una vacuna antirrábica y experimentó la vacuna en humanos.

Sífilis.

La maldición de Venus. Los primeros informes acerca de la sífilis se remontan al Renacimiento. Si bien existen numerosas citas bibliográficas según las cuales el mercurio fue utilizado como tratamiento específico por primera vez en 1499, el doctor Francisco Villalobos, médico de Castilla, empleaba al «ungüento para las bubas» ya antes del descubrimiento de América. Dicha epidemia se trata de un patógeno exclusivo del hombre. De hecho, civilización y sifilización han avanzado siempre juntas. Hace cinco siglos salió de la América recién descubierta y llegó a España oculta en los barcos de Colón. Como primera fruta del nuevo mundo se extendió como la pólvora por Europa. A fines del siglo XV se propagó la sífilis por Europa tras el sitio infructuoso de Nápoles en 1495 por las tropas francesas de Carlos VIII. La ciudad era defendida por italianos y españoles. Durante el sitio las prostitutas y vivanderas francesas tomaron contacto con los soldados españoles, probablemente contrajeron así la lúes, que luego transmitieron a los soldados franceses, pues éstos se retiraron rápidamente abatidos por una misteriosa epidemia; de ahí el nombre de morbo gallico. Desde principios del siglo XVI se convirtió en un azote para la Humanidad. Se consideraba un mal innombrable, el estigma vergonzante que dejan en el cuerpo los placeres carnales. En las primeras fases aparece un grano en el área por la que llegó la infección. La segunda trae sarpullidos, cefaleas, vómitos, fiebres y caída del cabello. Si el mal no se trata, los síntomas externos desaparecen, pero el germen permanece latente. En la tercera y última estación, que puede durar décadas, la bacteria provoca problemas mentales, locura, ceguera, sordera, parálisis, daño cerebral y, finalmente, la muerte. En esta fase, los sifilíticos experimentan episodios de depresión, de ira y de paranoia que se alternan con momentos de euforia, felicidad y gran creatividad. Sus experiencias alucinógenas les hacen percibir la realidad como una explosión de luz y colores brillantes.

Gripa española[22]

La enfermedad fue notificada por primera vez el 4 de marzo de 1918, en Fort Riley (Kansas, Estados Unidos) aunque ya en el otoño de 1917 se había producido una primera oleada heraldo en al menos catorce campamentos militares.​ Tradicionalmente se ha localizado al paciente cero en Estados Unidos, concretamente, en el Condado de Haskell, en abril de 1918, y en algún momento del verano de ese mismo año este virus sufrió una mutación o grupo de mutaciones que lo transformó en un agente infeccioso letal. El primer caso confirmado de la mutación se dio el 22 de agosto de 1918 en Brest, el puerto francés por el que entraba la mitad de las tropas estadounidenses aliadas en la Primera Guerra Mundial. Esta pandemia fue una pandemia causada por un brote del virus influenza A del subtipo H1N1. A diferencia de otras epidemias de gripe que afectan principalmente a niños y ancianos, sus víctimas fueron también jóvenes y adultos con buena salud, y también animales, entre ellos perros y gatos. Se considera la pandemia más devastadora de la historia humana, ya que en solo un año mató entre 20 y 40 millones de personas. Esta cifra de muertos, que incluía una alta mortalidad infantil, se considera uno de los ejemplos de crisis de mortalidad.

El sida

En 1981 el síndrome de la inmunodeficiencia humana (SIDA) fue descrito como una nueva enfermedad y en 1983 1984 un virus nuevo, el de la inmunodeficiencia adquirida tipo 1 (VIH1) fue identificado como su causa.

Epidemia del virus Sika

Actualmente el mundo se está movilizando para responder a la epidemia del virus Zika que asola la América Latina y el Caribe y que amenaza a los Estados Unidos (3). Crea alarma y preocupación el hecho que la infección por el virus Zika está fuertemente implicada en casos de microcefalia de niños nacidos a madres infectadas durante la gestación y en casos del síndrome de GuillaimBarré subsiguientes a la infección. Ello ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a declarar dicha epidemia como una “emergencia de salud pública de interés internacional.” Sin embargo, la América Latina y el Caribe continúan sufriendo epidemias severas de dengue y de chikungunya.

El Instituto de Investigaciones Clínicas (Facultad de Medicina, Universidad del Zulia) en el año 2016[23] realizó un escrito que tituló: “Epidemias y pandemias virales emergentes: ¿Cuál será la próxima?”. Y en dicho documento dijo lo siguiente:

“En los últimos 14 años han ocurrido 11 epidemias o pandemias de importancia y con excepción de dos epidemias de cólera en Zimbabue y en Haití, todas las demás han sido causadas por virus. Estas incluyen epidemias de SRAG (síndrome respiratorio agudo grave; SRAG por sus siglas en inglés, “severe acute respiratory síndrome”), chikungunya, influenza porcina AH1N1 (similar al virus que en 1918 1919 causó la “gripe española”), sarampión (en la República Popular del Congo), MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio; en inglés, “middle east respiratory síndrome”), Ébola y Zika (4). Dos de esos virus (SARG y MERS) pertenecen a la familia de los Coronavirus, que también incluye a otros virus que causan enfermedades respiratorias y que son transmitidos por las secreciones respiratorias. Mientras que el virus Zika, así como también los virus del dengue y de la fiebre amarilla, pertenecen a la familia de los Flavivirus, que son transmitidos por mosquitos, especialmente el Aedes aegypti. También trasmitidos por mosquitos son los Alfavirus chikungunya y EEV. El virus del Ébola pertenece a la familia de los Filovirus y se transmite entre humanos por contacto con sangre y otras secreciones contaminadas. Hay muchos otros virus con el potencial de iniciar epidemias y pandemias, todos ellos con mecanismos de trasmisión propios, diferentes formas de inducir patologías, y diferente biología y epidemiologia. Esa diversidad impone respuestas específicas basadas en conocimiento científico, que deben adecuarse para cada agente viral.

Los virus que causan epidemias o pandemias en la actualidad no son estrictamente virus nuevos. Los mismos han existido por muchos años en animales o incluso circulado de manera silente en poblaciones humanas (5). Aunque la epidemia de SIDA solo se identificó a principios de la década de los 80, hoy sabemos que el VIH1 se originó por una recombinación de dos virus diferentes de la inmunodeficiencia simia que infectaron chimpancés y de estos saltaron a humanos en algún lugar del África del Oeste en la década de 1920 (6). El VIH1 circuló entre humanos por 60 años y solo se detectó cuando se identificaron casos de SIDA en los Estados Unidos y en Europa. Tanto el virus Zika como el de la encefalitis del Oeste del Nilo fueron aislados en Uganda, en 1947 y 1937 respectivamente, en el curso de un esfuerzo sistemático global llevado a cabo por la Fundación Rockefeller para identificar virus transmitidos por artrópodos (arbovirus) con potencial para causar patología en humanos (7). Asimismo, el virus chikungunya fue aislado por primera vez en 1953 durante una epidemia en Tanzania. Esos virus circularon en África por muchos años antes de que las condiciones epidemiológicas se hicieran propicias para su diseminación fuera del continente y eventual producción de pandemias. Otro ejemplo de la circulación limitada de un virus antes de causar una epidemia mayor nos lo da el virus Ébola, identificado por primera vez en 1976 en el Zaire, hoy República Democrática del Congo, y responsable por una treintena de epidemias menores que en forma intermitente afectaron diferentes áreas remotas en el África SubSahariana tropical. Sin embargo, el patrón epidemiológico del Ébola cambio cuando a finales del 2013 y hasta el 2016 la epidemia afectó zonas urbanas en el África occidental, causando casi 30.000 casos y más de 11.000 muertes, con varios casos exportados a Europa y a los Estados Unido, dando base al temor de que la epidemia pudiese extenderse a otros países dentro y fuera de África (8). Afortunadamente, dicha epidemia parece estar bajo control, pero existen razones para pensar que volverá, quizás en algún otro lugar de África. La mayoría de las enfermedades virales emergentes tienen como origen, o como reservorio, alguna especie animal (9). Los virus de la influenza con capacidad de producir pandemias tienen como reservorios aves, como son el caso de la influenza AH5N1 y AH7N9, o mamíferos, especialmente el cerdo, como es el caso de la influenza porcina AH1N1. Los arbovirus, tales como la fiebre amarilla, el dengue, el chikungunya, el virus del Oeste del Nilo y el Zika, tienen epidemiologías muy complejas que incluyen diferentes reservorios animales y mosquitos vectores. Los ciclos enzoóticos de los arbovirus pueden contribuir a mantener la endemicidad de los mismos, como ha sido el caso del virus de la encefalitis del Oeste del Nilo, introducida por primera vez en los Estados Unidos en 1999, y que ha establecido un ciclo enzoótico en aves, causando cerca de 100 muertes al año en dicho país. Son bien conocidos los ciclos urbanos y selváticos de la fiebre amarilla, este último dificultando la eventual erradicación de la enfermedad. Por otro lado, la epidemia del dengue en la América Latina se ha mantenido e incrementado por transmisión interhumana sin la participación de un reservorio animal. Hasta ahora la epidemia de Zika en las Américas se ha mantenido tan solo por transmisión entre humanos, pero si el virus logra establecer un reservorio animal selvático, quizás un primate, el futuro de dicha epidemia podría complicarse significativamente.

Hay otros tres virus con potencial epidémico que me causan preocupación especial. Uno es el de la fiebre amarilla, una enfermedad del pasado que continúa causando enfermedad y muerte, especialmente en África, aunque se dispone de una vacuna altamente eficaz desarrollada en 1937. En diciembre del 2015 se detectó una epidemia de fiebre amarilla en Angola, que hasta finales de junio del 2016 ha causado 3.137 casos probables y 345 muertes, habiéndose ya extendido la epidemia a países vecinos, especialmente a la República Democrática del Congo. El virus también ha sido exportado a la República Popular de China, siendo importante notar que la fiebre amarilla no ha causado hasta ahora epidemias importantes en Asia. Otro virus que podría darnos una sorpresa es el Coronavirus causante del MERS. Esta enfermedad, identificada por primera vez en el 2012 en la Arabia Saudita y que tiene como reservorio animal a los camellos jóvenes, ha causado más de 1700 casos humanos confirmados y más de 620 muertes. Aunque el virus del MERS es más frecuente en la Arabia Saudita, ya ha sido exportado a 27 países, incluyendo a Corea del Sur donde en mayo, julio del 2015 ocasionó una epidemia nosocomial en 15 hospitales, causando 180 casos confirmados y 36 muertes. Existe el riesgo de una diseminación global del MERS asociada a una futura peregrinación musulmana a La Meca. Finalmente, la epidemia actual de fiebre Lassa en Nigeria, causada por un Arenavirus, ha mostrado una letalidad muy alta, del 54 por ciento, habiéndose ya extendido a países vecinos. Algunos de esos virus podrían ocasionar epidemias mayores en “suelo virgen” atacando a poblaciones que no poseen inmunidad preexistente para esos virus, como ha sido el caso del chikungunya y Zika en las Américas”.

Síndrome respiratorio agudo grave (SRAG), o síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), ​ también conocido por sus siglas en inglés SARS[24] 

El (severe acute respiratory syndrome), es una neumonía atípica que apareció por primera vez en noviembre de 2002 en la provincia de Cantón en China. Se propagó a las vecinas Hong Kong y Vietnam a finales de febrero de 2003 y luego a otros países a través de viajes por medio aéreo o terrestre de personas infectadas. La enfermedad ha tenido una tasa promedio de mortalidad global cercana a un 13 %, para finales del mes de junio llego al pico con 8448 infectados. La tasa de mortalidad varió en cada país, lo que puede ser parcialmente explicado por las diferencias en los informes. Debe tenerse en cuenta que esta tasa no toma en cuenta las posibles muertes futuras que resulten de la enfermedad o de los casos no reportados de SARS por no mostrar los síntomas conocidos. El 19 de abril de 2003, el investigador de Harvard Henry Niman actualizó la tasa de mortalidad a un 18,2 % para Canadá y Hong Kong. Las posibilidades de que las personas que padecen el SARS pudiesen mantenerse “asintomáticas”, lo que significaría que los portadores podrían mezclarse con la población sin recibir tratamiento, son pequeñas, según lo dicho por los funcionarios de la OMS (2003). Si bien en marzo de 2003 algunos científicos clasificaron al SARS como un paramixovirus, posteriormente la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los laboratorios clasificaron a este virus como SARS-CoV, un tipo de coronavirus no conocido con anterioridad en seres humanos.

Covid-19

Es una pandemia actual que vive el mundo. Se la conoce como pandemia de enfermedad derivada del coronavirus iniciada en 2019 (COVID-19) y ocasionada por el virus coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2). Se identificó por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, ​ capital de la provincia de Hubei, en la República Popular China, al reportarse casos de un grupo de personas enfermas con un tipo de neumonía desconocida. Se ha dicho que fue inicialmente emitida por comer carne de murciélago, Luego se dijo que había sido por consumir carne del Pangolí.

Sin embargo, últimamente ha habido informaciones emanadas por científicos que lograron fugarse, escaparse de China donde dan cuenta que ese virus fue provocado en un laboratorio y aparentemente hubo un accidente y se diseminó.​ China ha tratado de todas las formas de contradecir tal información. Pero los cristianos sabemos que China esta movida por Satanás cuyo único fin es acabar con la vida humana y/o controlarla. En la biblia, China figura jugando un papel predominante para la llegada del anticristo. Se puede seguir diciendo lo que quiera, pero todo esto está escrito. En ese país claro se mueve una persecución sobre todos los más de 20 millones de cristianos y buscan evitar a toda costa que se trunquen sus planes. Por ello los cristianos son una molestia.

Todo ya está dado. Las guerras han llegado a su máximo. Vendrá la guerra de las naciones por la traición del anticristo y luego el Armagedón con la venida de Jesús. La hambruna, producto de las guerras, persecución desplazamientos, entre otros, se ha cumplido. Todas las pestilencias, llámeseles: epidemias, pandemias, coronavirus o como sea, están a su máximo, se han cumplido. Posiblemente venga una epidemia mayor con la que se busque controlar más el mundo con el llamado “NUEVO ORDEN MUNDIAL” ya está próximo a cumplirse. Suma todo esto en muertes y la cifra sobre pasa en más de mil de millones de personas muertas. De tal forma que todo lo dicho por Dios, por Jesús se ha cumplido. ¿Cuántas de ellas le entregaron su vida a Jesús?  ESTA ES OTRA VERDAD.


[1] Mateo 24:7-8

[2] Lee “LA VERDAD 3 en: https://www.phinformativo.com/los-tiempos-se-han-cumplido/

[3] 1Samuel 15:3; Josué 4:13

[4] 1Samue l5.18

[5] Números 31:2

[6] Deuteronomio 20:16-17

[7] Eclesiastés 3:1,8

[8] https://es.wikipedia.org/wiki/Goy

[9] https://www.biblia.work/diccionarios/reino/

[10] Gen 10:9, 10.

[11] Dn 2:20, 21; 4:25; 1Sa 28:17.

[12] Gn.9:6

[13] Deuteronomio 20:1-3

[14] https://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_Internacional_de_Estudios_para_la_Paz_de_Estocolmo

[15] Ibidem

[16] https://news.un.org/es/story/2018/03/1429621

[17] http://www.laizquierdadiario.com/Cada-dia-mueren-de-hambre-18-000-ninos-y-ninas-en-el-mundo

[18] Ibidem.

[19] https://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/significado/pestilencia/

[20] (Ex. 5:3; Nm. 14:12; 2 Cr. 7:13; Sal. 91:3, 6), se encuentra con mayor frecuencia en los escritos de los profetas (Jer. 21:6; 27:8; Ez. 7:15; 28:23; Am. 4:10; etc.) y allí se asocia frecuentemente con los términos “espada” y “hambre”, como en la expresión “con espada, con hambre y con pestilencias” (Jer. 14:12; 21:9; 32:36; Ez. 6:11;12:16; etc.).

[21] Mt. 24:7; Lucas 21:11; Hechos 24:1-5; apocalipsis 6:8 y 18:8.

[22] https://es.wikipedia.org/wiki/Pandemia_de_gripe_de_1918

[23] http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0535-51332016000300001

[24] https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_respiratorio_agudo_grave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *