Información data en las copropiedades ¿Es reservada?

Al parecer hay una confusión en algunos órganos de administración respecto del Decreto 1581 del 2012, expedido por el gobierno nacional, a través del cual “dicta las disposiciones generales para la protección de datos personales”.

   Se toma la norma, como una justificación para no entregar información a los copropietarios buscando justificarse en una  presunta “RESERVA DE INFORMACIÓN”.

Este Decreto no tiene ese fundamento jurídico. El objeto de la norma se estipula en su artículo primero: “La presente ley tiene por objeto desarrollar el derecho constitucional que tienen todas las personas a conocer, actualizar y rectificar las informaciones que se hayan recogido sobre ellas en bases de datos o archivos, y los demás derechos, libertades y garantías constitucionales a que se refiere el artículo 15 de la Constitución Política; así como el derecho a la información consagrado en el artículo 20 de la misma”.

   Este Decreto busca proteger a las personas respecto que toda su información esté debidamente protegida, bajo unos controles y reglamentaciones, con los que se debe contar al interior de las copropiedades para evitar abusos y violaciones a derechos fundamentales de los individuos. Se trata de la protección a los datos personales registrados en cualquier base de datos que los haga susceptibles de tratamiento por entidades de naturaleza pública o privada, esto incluye a las del régimen de  propiedad horizontal y por ello se deben implementar políticas de confidencialidad, no queriendo decir con esto sea RESERVA.  

  Pues, ¿cómo se le puede negar información documental, financiera, administrativa a los copropietarios? Si estos son quienes tienen el dominio de los bienes comunes y determinan los designios de su comunidad. Mal podría limitarse a un copropietario solicitar la hoja de vida de un administrador, del revisor fiscal, contratos, facturas y demás soportes financieros a fin de constatar la información que se les ha suministrado respecto de ellas y tomar decisión en su nombramiento y/o aceptación de esa documental o cualquier otro.

   Bajo nuestra consideración, los propietarios de bienes privados tienen pleno derecho a solicitar toda la información que consideren respecto de quienes administran los bienes comunes y la razón de ello es simple: son copropietarios. Espere en la próxima edición “la relación de las informaciones data y sanciones por el no cumplimiento a este decreto”.