LA VIOLENCIA EN EL MUNDO. ESTA ES OTRA VERDAD 5

LAS SEÑALES SOCIO-POLÍTICAS ESTÁN DADAS

Indudablemente la violencia en el mundo se incrementó después de la crucifixión del Señor y mayormente en este último siglo. Es innegable cómo se desarrolló en forma tan incontrolada por el hombre, que no se ha detenido en su propia aniquilación. El ser humano en sus ansias de poder, dominio y manipulado por fuerzas espirituales satánicas-demoniacas ha permitido que llegue a las instancias mundiales actuales.

“Pero Dios vio que la tierra estaba corrompida y llena de violencia. Al ver Dios tanta corrupción en la tierra, y tanta perversión en la gente, le dijo a Noé: «He decidido acabar con toda la gente, pues por causa de ella la tierra está llena de violencia. Así que voy a destruir a la gente junto con la tierra”.[1]

Dios proporcionó al hombre –cuando lo creó- de incalculable conocimiento, de poder y bendición cuando dijo: “hagámoslo a nuestra imagen, conforme a nuestra “semejanza”, “y señoree”, para que se “fructificara y multiplicara”, para “llenar la tierra y sojuzgarla”. Y, aprovisionó al hombre de todo alimento producido por la naturaleza: “las plantas y sus semillas” y “árboles frutales y sus semillas”, “peces y animales”.[2]

Sin embargo el hombre no respetó ni ha respetado los mandatos de Dios. Él quiso que el hombre se beneficiara de todos los medios que Él directamente le estaba proporcionando desde su creación en el Edén, pero el hombre desobedeció y por ello Dios maldijo la tierra “maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida”[3].

Se presentó el primer homicidio que causó Caín contra Abel. El mundo se multiplicó en aquel entonces, y entre más crecía también su maldad: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” “Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón[4]

Y la tierra se corrompió delante de Dios y se llenó de violencia, corrupción: “porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra” “y he aquí que yo los destruiré con la tierra[5], por ello el diluvio universal. Los únicos sobrevivientes, de cientos de miles o millones de personas, fueron: Noé, su esposa, sus tres hijos y las esposas de estos. Nada más.

Dios había prometido no destruir vida humana ni la tierra con otro diluvio. Puso como señal de pacto su “arco” en las nubes[6]. Ese arco lo conocemos nosotros como el “arco iris”[7]. Después de esa nefasta época a la fecha actual han transcurrieron 6000 años y el hombre nunca respetó dicho pacto. Una y otras vez cometió actos horrorosos por lo que Dios siempre los castigó. Sodoma y Gomorra y varias ciudades fueron destruidas por esa perversión del hombre. Y nuevamente, pero esta vez ya siendo el final de todo, es que “la venida del Hijo del hombre será como en tiempos de Noé”[8]. 

Isaías[9] profetizó que:

“Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado; por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente[10]

Casi dos siglos después Ezequiel[11] profetizó lo que va a suceder en los últimos tiempos producto de la violencia:

La violencia se ha levantado en vara de maldad; ninguno quedará de ellos, ni de su multitud, ni uno de los suyos, ni habrá entre ellos quien se lamente.  El tiempo ha venido, se acercó el día; el que compra, no se alegre, y el que vende, no llore, porque la ira está sobre toda la multitud. Porque el que vende no volverá a lo vendido, aunque queden vivos; porque la visión sobre toda la multitud no se revocará, y a causa de su iniquidad ninguno podrá amparar su vida. Tocarán trompeta, y prepararán todas las cosas, y no habrá quien vaya a la batalla; porque mi ira está sobre toda la multitud. De fuera espada, de dentro pestilencia y hambre; el que esté en el campo morirá a espada, y al que esté en la ciudad lo consumirá el hambre y la pestilencia. Y los que escapen de ellos huirán y estarán sobre los montes como palomas de los valles, gimiendo todos, cada uno por su iniquidad. Toda mano se debilitará, y toda rodilla será débil como el agua. Se ceñirán también de cilicio, y les cubrirá terror; en todo rostro habrá vergüenza, y todas sus cabezas estarán rapadas. Arrojarán su plata en las calles, y su oro será desechado; ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día del furor de Jehová; no saciarán su alma, ni llenarán sus entrañas, porque ha sido tropiezo para su maldad. Por cuanto convirtieron la gloria de su ornamento en soberbia, e hicieron de ello las imágenes de sus abominables ídolos, por eso se lo convertí en cosa repugnante. En mano de extraños la entregué para ser saqueada, y será presa de los impíos de la tierra, y la profanarán. Y apartaré de ellos mi rostro, y será violado mi lugar secreto; pues entrarán en él invasores y lo profanarán. Haz una cadena, porque la tierra está llena de delitos de sangre, y la ciudad está llena de violencia. Traeré, por tanto, los más perversos de las naciones, los cuales poseerán las casas de ellos; y haré cesar la soberbia de los poderosos, y sus santuarios serán profanados. Destrucción viene; y buscarán la paz, y no la habrá. Quebrantamiento vendrá sobre quebrantamiento, y habrá rumor sobre rumor; y buscarán respuesta del profeta, más la ley se alejará del sacerdote, y de los ancianos el consejo. El rey se enlutará, y el príncipe se vestirá de tristeza, y las manos del pueblo de la tierra temblarán; según su camino haré con ellos, y con los juicios de ellos los juzgaré; y sabrán que yo soy Jehová”.

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan”.[12]

El juicio de Dios está cerca: “quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen, sino que también se complacen con los que la practican”[13]

PERSECUSIÓN Y HOMICIDIOS A CRISTIANOS

Se encuentra escrito en la palabra de Dios lo que iba a acaecer después de la crucifixión del Señor Jesucristo, Él mismo lo enseñó y esta profetizado desde Moisés:

Jesús dijo: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados seréis cuando por mi causa os insulten, os persigan y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. »Gozaos y alegraos, porque vuestra recompensa es grande en los cielos, pues así persiguieron a los profetas que vivieron antes de vosotros[14]

“Entonces os entregarán para ser afligidos, y os matarán; y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Y muchos entonces serán escandalizados; y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán”.[15]

Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sufrido el martirio por causa de la palabra de Dios y por mantenerse fieles en su testimonioGritaban a gran voz: « ¿Hasta cuándo, Soberano Señor, santo y veraz, seguirás sin juzgar a los habitantes de la tierra y sin vengar nuestra muerte?»”[16]

 “Mía es la venganza, y la retribución; A su tiempo su pie resbalará, Porque el día de su aflicción está cercano, Y lo que les está preparado se apresura”.[17]

“Alabad, naciones, a su pueblo, Porque él vengará la sangre de sus siervos, Y tomará venganza de sus enemigos, Y hará expiación por la tierra de su pueblo”.[18]

Después de la crucifixión, los apóstoles continuaron predicando el evangelio, sin embargo fueron objeto de persecución y muerte por este hecho, como también lo fueron otros millones más de cristianos (hombres, mujeres y niños) tal como lo había dicho Jesús:

Persecución de los apóstoles:

  • Santiago de Zebedeo o Jacobo de Zebedeo o Santiago el Mayor. En el año 44 d.C. fue decapitado por orden del rey de Judea, Herodes Agripa, I. Antes de morir oró por un paralítico y al llegar al lugar donde sería degollado pidió un recipiente con agua para bautizar a Josías, quien también fue decapitado.
  • Andrés el Apóstol el 30 de noviembre de 60 d. C., fue probablemente el primer apóstol de Jesús. murió en Acaya, Grecia, atado a un madero en forma de cruz tras ser acusado de predicar el evangelio y negarse a adorar ídolos paganos. Para hacerlo sufrir más, antes de matarlo lo azotaron unos 21 hombres y luego le ataron las manos y los pies; Andrés tardó dos días en morir y desde el madero se la pasó predicando a todos los que acudían a verle, en ningún momento se quejó, más bien elevó una oración a su padre celestial en la que expresaba que ya era hora de que su cuerpo fuera entregado a la tierra.
  • Santiago el menor. Falleció en el año 62 d.C. Fue reconocido como el primer obispo de Jerusalén. Se cree que perdió la vida, luego de ser arrojado desde lo alto de un templo por compartir con los hombres del pueblo en que vivía lo que pensaba del hijo de Dios; al caer al suelo no se lesionó, pero luego le propinaron varias pedradas y, por último, un golpe le destruyó el cráneo. Santiago El Menor fue enterrado en el mismo lugar que falleció.
  • Judas Tadeo. Falleció entre los años 60 a 70 d.C.  Estando en Persia junto con Simón el Cananeo, recorrieron todo el territorio predicando, convirtiendo y bautizando a sus habitantes. Al entrar a la ciudad de Suamir, habían sido sorprendidos por dos hechiceros paganos llamados Zaroes y Arfaxat que les obligaron a adorar a sus dioses. Al negarse a adorar a sus dioses, ambos fueron sentenciados a muerte. Fue decapitado. Otros dicen que le habrían aplastado la cabeza con una maza y se la habrían seccionado con un hacha o un shamsir.
  • Pablo de Tarso. Falleció el año 67 d.C. En cambio, tanto la tradición eclesiástica como los análisis historiográficos y exegéticos coinciden en señalar que la muerte de Pablo acaeció en Roma bajo el gobierno de Nerón, y que tuvo un carácter violento. Eusebio de Cesarea describe que “está registrado que Pablo fue decapitado en la misma Roma, y que Pedro también fue crucificado bajo Nerón.”
  • Simón Pedro conocido también como san Pedro, Cefas o simplemente PedroFalleció en el año 67 d.C. Pedro es considerado el príncipe de los Apóstoles. Fue crucificado con la cabeza hacia abajo, porque no se consideraba digno de morir igual que Cristo.
  • Tomás, llamado también Judas Tomás Dídimo. Falleció en julio 3 del año 72 d.C. Se presume que el último período de su vida lo pasó predicando en la India, donde fue martirizado. Le atravesaron el corazón con una espada en la India. Se encontraba misionando en esas tierras y el rey se opuso a que Tomás siguiera hablando de su Dios, pero él no lo hizo, por el contrario, llamó al rey idólatra y éste enfurecido le quitó la vida.
  • Mateo. Falleció en el año 74 d.C. El apóstol Mateo recorrió el Oriente llevando la palabra. Mateo evangelizó a los judíos durante 15 años, incluyendo posiblemente a los judíos de Etiopía. Se dice murió en Etiopía luego que le propinaran una herida de espada.
  • Felipe. Falleció en el año 80 d.C. Permaneció en la región de Escytia por 20 años, llevando el mensaje y siendo testigo de las maravillas de Dios con su pueblo. Se cree que Felipe fue apedreado por su fe en Hierápolis, ciudad de la provincia de Frigia, donde posteriormente falleció crucificado a los 87 años, y que sus restos fueron trasladados a Constantinopla.
  • Matías.  Falleció en el año 80 d.C. Los judíos le dieron muerte de una forma brutal, primero le lanzaron piedras y después le cortaron la cabeza, su cadáver fue trasladado a Roma y posteriormente a Tréveris. Cabe destacar que en el momento de su agonía no renegó, abrió sus brazos y encomendó su espíritu al Señor. 
  • Bartolomé. Falleció a mediados o finales del siglo I. En la india él solía expulsar demonios; cuentan que por su predicación los miembros de muchas familias llegaron a convertirse. Hay varias versiones sobre su muerte, unos dicen que fue crucificado con la cabeza hacia abajo, otros sostienen que fue decapitado y torturado por causa de su predicación en Armenia.
  • JUAN. El discípulo amado de Jesús, enfrentó el martirio cuando fue hervido en un enorme caldero de aceite durante una ola de persecución en Roma. Sin embargo, fue librado milagrosamente de la muerte. Fue sentenciado a las minas en la prisión de la isla de Patmos y fue ahí donde escribió el libro profético «Apocalipsis». Después fue liberado y regresó a lo que hoy conocemos como Turquía. Juan murió de viejo y fue el único de los apóstoles que falleció de muerte natural.

Persecución de cristianos por parte de Nerón[19]

Se produjo de forma intermitente durante un período de más de dos siglos entre el Gran incendio de Roma en el año 64 bajo Nerón y el Edicto de Milán en el 313, en el cual los emperadores romanos Constantino el Grande y Licinio legalizaron la religión cristiana.

Persecución por Nerón.

Claudio Nerón fue nombrado emperador de Roma a los 16 años y reinó de los años 54 a 68 d.C. subió al trono cuando su madre asesinó al anterior emperador, Claudio. A medida que pasaba el tiempo el emperador se volvía más déspota y avaricioso. En primer lugar asesinó a su madre. Y después mató a otras personas cercanas a él. En el año 64 d.C. comenzó un gran incendio en Roma por accidente debido a la mala planificación urbanística y a los materiales inflamables de los que estaban hechos los edificios de los barrios pobres, de hecho hasta entonces ya hubo una serie de pequeños incendios. Se le vio a Nerón durante el incendio cantar con una lira la caída de Troya y por eso se sospechó que él fue el culpable. Para desviar las sospechas él acusó a los cristianos y dio comienzo a una gran persecución contra ellos. Había rumores de que los cristianos eran una secta y pretendían conspirar contra los dioses romanos. Según el famoso historiador Tácito, hubo una multitud de martirios. Los principales castigos que se les imponían eran la crucifixión o morir en el anfiteatro por las fieras (el Coliseo todavía no había sido construido). Durante esta persecución fue encarcelado Pedro, y luego crucificado boca abajo ya que no quería morir igual que Jesús.  En la colina vaticana fue enterrado por los primeros cristianos de Roma.

Persecución de Domiciano. Año 81 y 96 d.C.

Entre los numerosos cristianos martirizados durante esta persecución estaban Simeón, obispo de Jerusalén, que fue crucificado. Flavia, hija de un senador romano, fue asimismo desterrada al Ponto; y se dictó una ley diciendo: «Que ningún cristiano, una vez traído ante un tribunal, quede exento de castigo sin que renuncie a su religión».

Según la tradición, Juan el Apóstol preconizó a Antipas obispo de Pérgamo durante el reinado del emperador Domiciano. La tradición dice que Antipas fue martirizado en el 92, quemado en brasas ardientes, forma de destruir a los demonios según la creencia local[20].

En el libro de apocalipsis[21] Jesús claro enseña que Antipas, su testigo fiel, fue muerto en la Iglesia de Pérgamo. Esta iglesia fue la que muto como iglesia de Roma- iglesia católica. Sobre este tema hablaré en otro escrito de la VERDAD.

Domiciano amaba su religión romana y dado el crecimiento del cristianismo los persiguió. Se los acusaba de ateísmo porque no realizaban culto a él quien se consideraba una divinidad, según relata el griego Dión Casio[22].

La persecución de Trajano. Año 109-111 d.C.

Plinio el joven fue enviado por el emperador Trajano (98-117) a la provincia de Bitinia como gobernador. Durante su mandato, Plinio encuentra a los cristianos, y escribe al emperador sobre ellos. El gobernador indicó que había ordenado la ejecución de varios cristianos. Sin embargo, no estaba seguro de qué hacer con aquellos que dijeron que ya no eran cristianos, y pidió consejo a Trajano. El emperador respondió que los cristianos no deben ser buscados y que las acusaciones anónimas deben ser rechazadas como una muestra «indigna de nuestra época», y si se retractan y «adoran a nuestros dioses», deben ser liberados. Los que persistan, sin embargo, deben ser castigados.

La persecución de Marco Aurelio. Año 161-180 d.C

Parte del problema que los cristianos tuvieron durante esta época, fue mayormente provocada por el populacho, que saqueó a las comunidades cristianas de Asia Menor fundadas por el Apóstol Pablo. Sin embargo, la condena de Marco Aurelio al cristianismo, tuvo repercusiones tan conocidas como la condena a muerte de Justino, que ocurrió durante esta época. La Persecución de Lyon, que fue precedida por la violencia colectiva incluyendo asaltos, robos y lapidaciones (Eusebio, Historia eclesiástica 5.1.7), provocó la aniquilación de la floreciente cristiandad de esta ciudad (según se dijo, por ateísmo e inmoralidad). Otros cristianos conocidos fueron torturados y martirizados en este momento, como Potino o Blandina.

La persecución de Septimio Severo. Año 193-211 d.C.

Durante su reinado, Clemente de Alejandría dejó escrito: «Muchos mártires son quemados a diario, confinados o decapitados, ante nuestros ojos». Septimio Severo usó la persecución como pretexto para atribuir a los cristianos la peste y el hambre que asolaban el imperio; en esta persecución, especialmente violenta, sufrieron martirio Santa Cecilia  y su esposo Valeriano y tuvo lugar el famoso episodio de la legión fulminante .

El emperador Severo quizás no estaba personalmente en contra de los cristianos, pero la iglesia estaba ganando poder y la adhesión masiva de fieles condujo al sentimiento popular anti-cristiano y su persecución en Cartago, Alejandría, Roma y Corinto aproximadamente entre 202 y 210.

En el año 202 Septimio promulgó una ley que prohibió la difusión del cristianismo y el judaísmo. Este fue el primer decreto universal prohibiendo la conversión al cristianismo. Estallaron violentas persecuciones en Egipto y África del Norte. Leonidas, defensor del cristianismo, fue decapitado; su hijo Orígenes fue perdonado porque su madre escondió su ropa. Una joven fue cruelmente torturada y luego quemada en una caldera de brea ardiente con su madre. Perpetua y felicidad fueron martirizadas durante este tiempo, al igual que muchos estudiantes de Orígenes de Alejandría.

La persecución de Maximino, 235 d.C.  

Maximino el Tracio inició una persecución dirigida principalmente contra los jefes de la Iglesia en el año 235. Una de sus primeras víctimas fue Ponciano, que con Hipólito fue desterrado a la isla de la Cerdeña.

Persecución de Decio[23]. Año 249-251 d.C.

Publicó un edicto[24] (que estuvo en vigor dieciocho meses, durante los cuales algunos cristianos fueron asesinados mientras que otros apostataron para escapar de la ejecución) donde ordenaba la persecución de los cristianos.

Muchos cristianos obedecieron ese edicto y ofrecieron sacrificios, adoración. Otros solamente escribían sus nombres en el catálogo de adoradores sin realizar sacrificios.

Persecución de Valeriano. Fue emperador entre los años 253 y 260.

Organizó una persecución contra los cristianos con intención de dar un duro golpe a la iglesia. En Edicto del año 257 prohibía cultos cristianos. En otro edicto del año 258 mandó ejecutar a aquellos miembros del clero que no quisieran dar culto al emperador, y esto se extendió a las clases cristianas, todos sus bienes y cargos fueron confiscados. Muy pocos renunciaron a su fe y hubo muchos mártires.

Persecución de Diocleciano. Fue emperador en el año 284-313.

Reformó el imperio romano en todos los aspectos y una parte muy esencial de su política era reforzar su culto. Fue instigado a ella por los césares Maximiano y Galerio; hasta ciudades enteras cristianas fueron arrasadas. Sus consejeros le aconsejaron consolidar el imperio restaurando la religión oficial romana y para debía eliminar el cristianismo. Esa persecución fue llamada la “era de los mártires”.

Publicó varios edictos, entre estos el del año 303 donde ordenaba destruir los lugares de culto y la abolición de los derechos civiles de los cristianos. Entre el año 303 y 304 emanó otro tres edictos; el primero, donde ordenó encarcelar a todo el clero culpando de unos disturbios que no habían causado; el segundo, donde obligaba a los clérigos encarcelados a hacer sacrificios a los dioses; y el tercero del año 304, donde obligó a sacrificar a todos los cristianos.

Constantino I el Grande[25] 

La persecución no consiguió detener el crecimiento de la iglesia cristiana. En 324, Constantino era el único gobernante del Imperio y el cristianismo se había convertido en su religión predilecta. Aunque la persecución tuvo como resultado la muerte —de acuerdo con estimaciones actuales— de 3000 a 3500 cristianos, así como la tortura, encarcelamiento o destierro de muchos otros, la mayoría de los cristianos eludieron el castigo. La persecución causó, sin embargo, que muchas iglesias se dividiesen entre aquellos que habían cumplido con las imposiciones imperiales (los «traditoress»), y aquellos que se habían mantenido «puros».[26]

El edicto de Milán

Con este edicto promulgado, firmado, por Constantino I el Grande y Licinio , dirigentes de los imperios romanos de Occidente y Oriente, respectivamente, se establecía la libertad de religión (libertad de culto) en el Imperio romano, dando fin a las persecuciones dirigidas por las autoridades contra ciertos grupos religiosos, particularmente los cristianos con el Edicto de Milán en 313.

Constantino Facilitó la convocatoria del Primer Concilio de Nicea en 325  [27] (Es considerado el primer concilio ecuménico), que produjo la declaración de la creencia cristiana conocida como el Credo de Nicea. Se considera que esto fue esencial para la expansión de esta religión.

Aquí la Iglesia sella con el Estado una estrecha alianza que se prolongara por siempre. En el “Edicto de Milán” los obispos decretan en Arles la condena eterna de cualquier rebelde[28]. Con este decreto se tiene plena autonomía a la persecución de todos aquellos que no profesen, acepten su religión.

Estos son hechos que se sucedieron después de este edicto:

  • El alto clero cristiano asumió la posesión de grandes extensiones de tierra y a quienes le hicieran resistencia condenaban como “herejes” y les expropiaban sus propiedades. Se inicia una persecución inmisericorde contra todo lo que pusiera en duda los dogmas y la conducta de esa casta jerárquica cristiana.
  • Agustín de Tagarte (345-430) doctor y padre de la Iglesia, argumentó la necesidad de estos tratos violentos y exterminio físico de los herejes, pues “para él era mejor quemar a un hereje que abandonarlo en sus errores”.
  • En el 360, San Ambrosio, obispo de Milán, durante el imperio de Teodosio, instigó al primer incendio de una sinagoga en Kallinikon (hoy Raqqa, Siria), declaró haber dado la orden, ya que los judíos eran merecedores de la muerte. Los ejecutores de la orden fueron monjes.
  • En el año 382, Teodosio I suscribió edictos contra maniqueos y paganos donde se contemplaban condenas de muerte y confiscación de bienes. Esto fue la base para el futuro posterior la creación de la santa Inquisición.
  • Año 415, el obispo de Alejandría, Cirilo I, fue el verdugo de Hipatia. Ordenó a los monjes que la emboscaran, la violaran, torturaran, sus tendones fueron cortados con afiladas conchas y finalmente fue descoyuntada. El pecado de Hipatia fue haber sido hermosa, filósofa neoplatónica y maestra de matemáticas.

Surgen las Cruzadas. Año 1095 a 1291

  • En el concilio de Clermont, 1095, el papa Urbano II pronunció esta beligerante proclama bajo el titular “Dios lo quiere”: “Quienes lucharon antes en guerra privadas entre fieles, que combatan ahora contra los infieles y alcancen la victoria en una guerra que ya había de haber comenzado; que quienes hasta ahora fueron bandidos, se hagan soldados; que los que antes combatieron a sus hermanos, luchen contra los bárbaros”. Todo para dar comienzo a las Cruzadas que dejaron millones de muertos.
  • La cruzada albigense (denominación derivada de Albi, ciudad situada en el suroeste de Francia), también conocida como cruzada cátara o cruzada contra los cátaros, fue un conflicto armado que tuvo lugar entre los años 1209 y 1244, por iniciativa del papa Inocencio III con el apoyo de la dinastía de los Capetos (reyes de Francia en la época), con el fin de reducir por la fuerza el catarismo, un movimiento religioso calificado como herejía por la Iglesia católica y asentado desde el siglo XII en los territorios feudales del Languedoc, favoreciendo la expansión hacia el sur de las posesiones de la monarquía capetana y sus vasallos. La matanza fue total.

Surge la Inquisición.

  • Surge la Inquisición[29] medieval en el año 1184 de la que derivan todas las demás para combatir la herejía de los cátaros o albigenses.
  • En el año 1249. Se implantó también en el reino de Aragón (fue la primera Inquisición estatal.
  • La Inquisición española en la Edad Moderna (1478 – 1821). Con la unión de Aragón con Castilla, fue extendida a ésta con el nombre de bajo control directo de la monarquía hispánica.
  • Aparecen la Inquisición portuguesa (1536 – 1821) y la Inquisición romana (1542 – 1965). Extendió su ámbito de acción a América.

Esas instituciones de Inquisición propiciaron:

En la conquista de América (bajo el signo de la cruz) donde vivían unos 12 millones de indios nativos, dio lugar a que más de 6 millones de ellos perdieron la vida, asesinados, por enfermedad o por trabajar en las minas. La Iglesia fue la principal beneficiaria con el oro y la plata y con la apropiación de las tierras. 

En 1542 el papa Paulo III publicó la bula “Licet ab inicio” reorganizando el Santo Oficio de la Inquisición en Roma, centralizando en ella la jurisdicción sobre toda la cristiandad occidental. Se le dio poderes para ocuparse de todos los herejes y de sus protectores para perseguirlos, condenarlos y ejecutarlos. Sólo en Francia fueron quemados miles de personas a los que se consideraron herejes.

En 1568 la Inquisición española ordena el exterminio de tres millones de rebeldes en Holanda. Entre 5.000 y 6.000 protestantes fueron ahogados por las tropas españolas católicas, “un desastre del que los burghers of Emden se dieron cuenta por los miles de sombreros holandeses que flotaban”.

En 1562 estalló en Francia una guerra civil religiosa intermitente, que duró hasta 1572. El acontecimiento más destacado fue la matanza de San Bartolomé, que ocurrió en París la noche del 24 de agosto de 1572, donde los católicos irrumpen contra los hugonotes (protestantes) arrancándolos de sus camas para degollarlos, agarrotarlos o matarlos a tirosEl asesinato en masa dejó esa noche a unos 3.000 hugonotes muertos, en las semanas siguientes la orgía de muerte que llevaban a cabo los católicos continuó en las provincias, acabando con la vida de al menos unos 20.000 hugonotes másToda esta matanza fue ordenada por el Papa Pio V.

El 17 de febrero de 1601 la plaza romana de Campo dei Fiori vio cómo Giordano Bruno, despojado de sus ropas y atado a un palo, con la lengua aferrada en una prensa de madera para que no pudiese hablar, fue quemado vivo, al igual que sus trabajos, en cumplimiento de la sentencia dictada pocos días antes por el tribunal romano de la Inquisición, tras un largo y tortuoso proceso iniciado en Venecia en 1592 que lo declaró hereje, impertinente y obstinado.

En el Siglo XVII:

Los católicos matan a Gaspard de Coligny, un líder protestante.

Después de asesinarlo, la horda católica mutila su cuerpo, “cortándole su cabeza, sus manos y sus genitales… después lo tiran al río, después, decidiendo que no era digno de ser comido por los peces, es sacado del agua y arrastrando lo que quedaba… lo llevan a Montfaulcon, para ser carne de carroña, gusanos y cuervos”.

El saqueo de Magdeburgo 

Se refiere al estado de sitio, al posterior saqueo y la matanza de los habitantes de la gran parte protestante en la ciudad alemana de Magdeburgo por las fuerzas del Sacro Imperio Romano y la Liga Católica durante las Guerras de los Treinta Años. Alrededor de 30.000 protestantes muertos. “En una sola iglesia 50 mujeres fueron encontradas decapitadas,” cuenta el poeta Friedrich Schiller, “y los infantes se encontraban todavía en los pechos de sus madres muertas”. Durante la guerra de los 30 años (católicos vs. protestantes) por lo menos el 40% de la población es muerta, en su mayoría en Alemania.El sitio duró desde el mes de noviembre de 1630 hasta el 2o de mayo de 1631.

Japón SIGLO XV AL XVIII

Nagasaki, era una importante ciudad portuaria, fue introducido el cristianismo en 1560 por misioneros Jesuitas portugueses. Se dice que la ciudad se había vuelto la “Roma de Japón” con parroquias. Se cree que era la mayor ciudad cristiana del Japón con 500.000 personas que la profesaban. Esto inquietó a las autoridades japonesas que consideraron este crecimiento como una amenaza para el gobierno central por ello decidieron librarse de los cristianos y sacar a los extranjeros.

En la última mitad del siglo XVI, 26 misioneros extranjeros fueron crucificados en Nagasaki; se prohibió en el año 1614 la religión explícitamente y la expulsión de los misioneros extranjeros: los que se negaron eran arrestados, asesinados o forzados a abandonar su religión; El País ingresó en un periodo de aislamiento donde cortó contacto con casi los otros países, En esa época gobernaba Tokugawa Shogunate.

Para asegurarse de arrancar la religión del corazón de la gente utilizaron los “fumie”[30] imágenes de Cristo y de María hechas en latón o en tablas de madera para que toda la gente de Nagasaki se parase sobre ellas. Pues las personas adoraban estas imágenes. Quienes se negaran a hacerlo eran asesinados o torturados. “A veces los colgaban boca abajo sobre un pozo lleno de excrementos. Les hacían cortes en las sienes para liberar la presión, así no se morían”. “En ocasiones solía estar presente un médico, para evitar que el torturado muriera y poder seguir atormentándolo”. Se estima que cerca de 2000 personas murieron como mártires, por negarse a renunciar a su fe.[31]

Año 1936

El 23 de Noviembre de 1936, el cardenal arzobispo de Toledo, Gomá, en un declaración sobre la Guerra Civil española afirmó: “Nos place hacer el honor debido a los Obispos y fieles de muchas naciones que por nuestro conducto han querido expresar al pueblo español su admiración por la virilidad, casi legendaria, con que gran parte de la nación se ha levantado para librarse de una opresión espiritual que contrariaba sus sentimientos y su historia, al par que algunas de ellas socorrían con largueza nuestras necesidades creadas por el terrible azote. Es la expresión del vínculo de caridad cristiana que, como une entre sí a individuos y familias y los acerca más en días de tribulación, así lo hace en este orden del internacionalismo católico, en que todos formamos el gran cuerpo místico cuya Cabeza es Jesucristo, nuestro Padre y Señor”.

Meses después, toda la jerarquía española encabezada por el papa difundía a los cuatro vientos estas mismas palabras de Gomá en el documento “Carta colectiva de 1937”. En esta carta se calificó de “Cruzada” la sublevación del fascismo español contra la República.

En el siglo XX, las dictaduras de Argentina, Brasil, Chile, Bolivia entre otras naciones, que dejaron miles de muertos y desaparecidos, estuvieron siempre legitimadas por los jerarcas de la Iglesia.

En pleno siglo XXI. La Organización puertas abiertas[32] en su Gaceta[33] refiere del informe presentado en enero de 2019 por su presidente Ted Blake en Madrid y donde este manifestó: “que de más de 2000 millones de cristianos que hay en el mundo 245 millones han sido perseguidos y 4.136 asesinados en 2018.Y, que esas agresiones son más intensas las cifran van en gran aumento. Es decir, 1 de cada 9 en el mundo. Esta cifra asciende a 1 de cada 3 en el caso de los cristianos en Asia y 1 de cada 6 en África.

Aunque la lista sólo recoge los primero 50 países de los 150 considerados y analizados, existen otros 23 más en los que la categoría de persecución se considera alta, muy alta o extrema. Corea del Norte, Afganistán y Somalia siguen ocupando, en este orden, los tres primeros puestos de la lista, seguidos de Libia, Pakistán, Sudán, Eritrea, Yemen, Irán, la India y Siria, todos ellos con un nivel de persecución extrema. Entre los países con una persecución muy alta destacan Nigeria, Irak, Maldivas, Arabia Saudí, Egipto y Uzbekistán. La mayoría de los países en los que se registra este nivel de persecución son asiáticos y africanos, aunque en la lista está también México (en el puesto 39 y con un grado muy alto de persecución) y Colombia en el puesto 47 con un nivel alto.

La situación de los cristianos en China, donde la mitad de estas personas sufre persecución; La India, país en el que la persecución alcanza al 70% de los cristianos; y Nigeria donde cerca de la mitad de la población profesa el cristianismo y un total de 3.371 personas fueron asesinadas en 2018 por su religión.

La persecución -ha explicado- viene de diferentes estratos de la sociedad, desde familiares y amigos a compañeros de trabajo, vecinos, líderes comunales y tribales, servicios de seguridad, autoridades locales e incluso de parte del sistema judicial y el mismo Gobierno del país.

Las mujeres cristianas se enfrentan a mayor persecución en el ámbito de la familia y la comunidad local, mientras que los hombres sufren más a manos de las autoridades o de los extremistas.

Además, la persecución sobre la mujer se caracteriza por actos de violencia sexual, violaciones y matrimonios forzosos, mientras que los hombres son a menudo objeto de detenciones sin juicio previo o de asesinatos.

Entre los focos de persecución, Blake ha destacado el islamismo radical, los totalitarismos seculares (Corea del Norte) y el nacionalismo religioso (la India).

Sobre Europa, el presidente de Puertas Abiertas ha alertado de un cambio de ideología que está conduciendo a un «secularismo agresivo» contrario a los valores judeo-cristianos tradicionales que está provocando un aumento de la persecución religiosa en Europa «aunque no llegue a niveles altos»”.

Estos son parte, de algunos, de los homicidios cometidos hacia los cristianos, pues la lista es mucho más numerosa. Con esto lo que pretendo demostrar es que nada queda oculto sobre la faz de la tierra y menos ante Dios quien todo lo ve, quien todo lo sabe y de quien es todo el juicio: “Mía es la venganza, y la retribución; A su tiempo su pie resbalará, Porque el día de su aflicción está cercano, Y lo que les está preparado se apresura”.[34]“Alabad, naciones, a su pueblo, Porque él vengará la sangre de sus siervos, Y tomará venganza de sus enemigos, Y hará expiación por la tierra de su pueblo”.[35]

¡AHORA ENTIENDES MÁS PORQUE LA IRA DE DIOS ESTA PRONTA EN LLEGAR! ESTA ES OTRA VERDAD.

EN MI PROXIMO ESCRITO DE “ESTA ES OTRA VERDAD”, LEE: “LA HOMOSEXUALIDAD ES ABOMINACIÓN PARA DIOS y LA DROGADICCIÓN Y ALCOHOLISMO ES PERVERSIÓN.


[1] (Gn.6:11-12). 

[2] (Gn.1:26-28).

[3] (Gn.3:17)

[4] (Gn.6:5-8)

[5] (Gn.6:11-13)

[6] Gn. 9:13

[7] (Ez. 1.27-28)

[8] Mateo 24:37

[9] Isaías (del hebreo Ieshaiáhu, y que significa (“Yahveh es salvación”) fue uno de los profetas mayores de Israel,​ cuyo ministerio tuvo lugar durante el siglo VIII a.C. (Isaías nació probablemente en Jerusalén  hacia 765 a.C. y fue asesinado (aserrado), según se cree, por el rey Manasés en 695 a.C)​ El ministerio profético de Isaías tuvo lugar en el Reino de Judá durante las monarquías de Uzías, Jotán, Acaz, Ezequías y Manasés.

[10] Isaías 30:12-13

[11]Ezequiel 7:11-37. Según la cronología comúnmente aceptada, el primer período de profecía de Ezequiel se sitúa entre el año 592 a.C. y el 585 a.C., y el segundo período a partir de 572 a.C. En la primera de dichas etapas anunció la pronta destrucción de Jerusalén, debido a la proliferación de la injusticia y el aumento de los ritos

[12] Mateo 11:12.

[13] Romanos1:32.

[14] Mateo 5:10-12; 2 Timoteo 3:12; Marcos 10:39; Mateo 10:22.

[15] Mt. 24:-10

[16] Apocalipsis 6:9-10

[17] Deuteronomio 32:35

[18] Deuteronomio 32:43

[19]https://gecoas.com/religion/Trabajos/religroma/persecuciones.htm;  https://es.wikipedia.org/wiki/Persecuci%C3%B3n_a_cristianos_en_el_Imperio_romano

[20] https://es.wikipedia.org/wiki/Antipas de P%C3%A9rgamo

[21] Capítulo 2 versículo 13

[22] Dion Casio​(155- 235 d.C) fue un político, militar e historiador romano de época severa que alcanzó las más altas magistraturas del Estado y fue honrado con un segundo consulado en el año 229 con el emperador Alejandro Severo. Escribió una historia de Roma desde los orígenes hasta su tiempo que ha llegado parcialmente a la actualidad.

[23] Cuyo nombre era Gayo Mesio Quinto Trajano Decio.

[24] Dicho edicto “requiere a todos los habitantes del imperio para que hagan sacrificios ante los magistrados de su comunidad «por la seguridad del imperio» en un día determinado (la fecha variaría en cada lugar y la orden pudo haber sido que el sacrificio tenía que estar consumado dentro de un específico período después de que la comunidad recibiera el edicto). Cuando hagan el sacrificio podrán obtener un certificado (libellus) documentando el hecho de que han cumplido la orden”.

[25] Respecto de Flavio Valerio Aurelio Constantino (272 d.C- 337d.C.), fue emperador de los romanos desde su proclamación por sus tropas el 25 de julio de 306, y gobernó el Imperio romano hasta su muerte. Se le conoce también como Constantino I, Constantino el Grande o, en la Iglesia ortodoxa, las Iglesias ortodoxas orientales y la Iglesia católica bizantina griega, como san Constantino. Fue el primer emperador en detener la persecución de los cristianos y dar libertad de culto al cristianismo, junto con todas las demás religiones en el Imperio romano, con el Edicto de Milán en 313. Constantino es conocido también por haber refundado la ciudad de Bizancio (actual Estambul, en Turquía), llamándola «Nueva Roma» o Constantinopla (Constantini-polis; la ciudad de Constantino). Facilitó la convocatoria del Primer Concilio de Nicea en 325, que produjo la declaración de la creencia cristiana conocida como el Credo de Nicea. Se considera que esto fue esencial para la expansión de esta religión, y los historiadores, desde Lactancio y Eusebio de Cesarea hasta nuestros días, lo presentan como el primer emperador cristiano.

[26] https://es.wikipedia.org/wiki/Persecuci%C3%B3n de Diocleciano

[27]https://es.wikipedia.org/wiki/Concilio de Nicea I                    El Concilio de Nicea fue un sínodo de obispos, presuntamente cristianos, que tuvo lugar entre el 20 de mayo y el 19 de junio de 325 en la ciudad de Nicea de Bitnia en el Imperio romano. Esta ciudad hoy es llamada en turco İznik y forma parte de la provincia de Bursa en Turquía. Fue convocado por el emperador romano Constantino I, o más bien fue convocado por el obispo Osio de Córdoba y luego apoyado por Constantino. Es considerado el primer concilio ecuménico.

[28] https://www.clarin.com/mundo/crimenes-historia-santa-iglesia-catolica 0 rJAuDixBx.htlm

[29] Inquisición (latín: Inquisitio Haereticae Pravitatis Sanctum Officium) hace referencia a varias instituciones dedicadas a la supresión de la herejía en el seno de la Iglesia Católica. 

[30] Un fumie (fumi “pisar” + e “imagen”?) era una figura de Jesús o María sobre la cual las autoridades religiosas del Shogunato Tokugawa de japón exigían a los sospechosos de ser cristianos (Kirshitan) pisar con el pie, como signo de desprecio, y así probar que no eran miembros de esa religión proscrita.1​ El uso de los fumie comenzó con la persecución de cristianos en Nagasaki en 1629. Su uso se abandonó oficialmente cuando los puertos fueron abiertos a los extranjeros el 13 de abril de 1856, aunque algunos se siguieron usando hasta que la enseñanza cristiana recibió protección formal durante la Era Meiji.

[31] https://www.bbc.com/mundo/noticias-50537374Hideharu Tamura, de la BBC, contribuyó en este reportaje

[32] Puertas Abiertas es una entidad religiosa sin ánimo de lucro cuya finalidad es apoyar a los cristianos perseguidos de una forma integral (económica, social, sanitaria, judicial, educacional y espiritual). Fundada en 1955, la organización cuenta con más de 25 oficinas alrededor del mundo y trabaja en más de 60 países.

[33] https://gaceta.es/civilizacon/mas-245-millones-cristianos-perseguidos-4136-asesinados-2018-20190116-1503/

[34] Ibidem

[35] Ibidem