Cáncer en animales de compañía

El cáncer, tanto para humanos como para mascotas, se puede originar en cualquier parte del organismo. Se da por el crecimiento descontrolado de células anormales que sobrepasan las células normales, dificultando que el cuerpo funcione de la manera que debería. Las células cancerosas se denominan células malignas.   

Se ha establecido que se presenta cuando el material genético de una célula cambia y produce una reacción de crecimiento en células sin  control, se dividen demasiado rápido y no mueren de la manera normal. Esto produce aumento de tejido conocido como tumor o neoplasia. Sin embargo, no todas las masas (tumores) son cancerosas. Los médicos veterinarios extraen un fragmento de la masa y la analizan para determinar si es cáncer. Las masas que no son cancerosas se denominan tumores benignos. Hay algunos tipos de cáncer, como la leucemia (cáncer en la sangre) que no forman tumores. Estos tipos de cáncer se desarrollan en los glóbulos (células sanguíneas) o en otras células del cuerpo.

Las células malignas que conforman estos tumores tienen la capacidad de viajar a otros órganos lo cual es llamado metástasis, que es la diseminación del cáncer de una parte del cuerpo en donde se formó originalmente a otra parte del cuerpo. Cuando ocurre una metástasis, las células cancerosas se separan del tumor original (primario), viajan a través del sistema sanguíneo o linfático y forman un tumor nuevo en otros órganos o tejidos del cuerpo. El nuevo tumor metastásico es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si el cáncer de mama se disemina al pulmón, las células cancerosas del pulmón son células del cáncer de mama, no son células de cáncer de pulmón. Las formas plural y singular de la palabra metástasis son iguales.

La etiología aun es incierta ya que se puede dar por un agente viral, hormonal, por radiación (rayos X o rayos ultravioleta) o que el animal este cursando por un proceso de inmunodepresión, los principales síntomas que aparecen en el paciente son pérdida de peso, crecimiento de abultamientos en algunas partes del cuerpo, consumo de excesivo de agua y aumento en la micción, ulceras en casos graves, letargo a la hora de realizar alguna actividad física, falta de apetito y pérdida de peso, debido a las múltiples causas que presenta el cáncer es difícil su prevención pero con buenos cuidados, chequeos veterinarios de rutina ayudan a controlar la aparición de neoplasias en las mascotas.

Los siguientes son los cánceres más comunes:

Linfoma o linfosarcoma

De acuerdo con vets & clinics el linfoma supone alrededor del 5-7% de todas las neoplasias en el perro y en torno a un 80% de los tumores hematopoyéticos, relacionados con tejidos encargados de la producción de células sanguíneas.

Habitualmente afecta a perros adultos, alrededor de los 5-11 años de edad, y se sabe que hay cierta predisposición racial, por ejemplo, en el Bóxer, el Basset Hound, San Bernardo, etc.

Cáncer en animales

Aunque la razón por la que se produce es desconocida, quitando el factor genético, si se sospecha de la existencia de algunos factores de riesgo, tanto ambientales (exposición a herbicidas, productos químicos, humo de tabaco) como la exposición a ciertos virus o incluso causas inmunomediadas (uso de ciclosporina u otros fármacos inmunosupresores).Final del formulario. Los signos de linfoma varían dependiendo de la localización de la enfermedad y puede ser linfoma periférico (o Linfosarcoma) y Linfoma interno (o Linfosarcoma).

Cáncer en animales

El hemangiosarcoma

En perros es un tumor altamente maligno derivado de líneas celulares endoteliales -células que recubren el interior de los vasos sanguíneos–. Se caracteriza por un rápido y agresivo desarrollo de metástasis. El Hemangiosarcoma se describe como indolente en el inicio, lo que significa que se desarrolla lentamente con el tiempo y no es doloroso para el perro. Los signos generalmente no se muestran hasta el final de la enfermedad cuando el perro sufre de una hemorragia interna debido a la ruptura del tumor. El órgano más frecuentemente afectado es el bazo, que puede causar la pérdida de sangre extrema, con el perro mostrando signos de shock, como debilidad repentina, encías pálidas, y dificultad para respirar. Este tipo de cáncer en perros también afecta con frecuencia el corazón, el hígado y la piel. Debido a que los signos no se manifiestan hasta que la enfermedad está muy avanzada, una cura completa es casi imposible incluso con un tratamiento extenso.

Es más habitual verlo en animales mayores, aunque, ocasionalmente, se dan casos de cachorros. La edad media para que un perro sufra hemangiosarcoma se encuentra en un rango de entre 8 y 13 años de edad. Por otro lado, no parece que machos o hembras tengan más o menos predisposición a sufrir este tipo de cáncer. Parece ser que las razas de perros grandes tienen predisposición a sufrir este tipo de cáncer, como el pastor alemán, golden retriever, pointer, bóxer, labrador, etc. (tomado de revista Mis animales).


Tomado de “Revista Veterinaria Canina”
Cáncer en animales